Baloncesto

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

La historia deportiva de la congregación de los Hermanos Maristas en la provincia de Córdoba ha ido ligada ineludiblemente al baloncesto. Otros deportes como el atletismo, el balonmano, el fútbol sala o el voleibol se han practicado pero ha sido históricamente en el basket donde los colegios de esta congregación han destacado. El balonmano le dio a los Maristas pese a todo en 1967 un título provincial al imponerse en la final el conjunto juvenil al Puente Genil Oje por 24-10. Los éxitos de las demás modalidades han quedado sin embargo siempre empequeñecidos por los conseguidos por el baloncesto.

Contenido

Los comienzos

El deporte de la canasta comenzó a practicarse de una manera organizada en 1941 con motivo de la participación del Cervantes – denominación que en la época tenían los equipos del actual colegio La Inmaculada de la calle Juan de Mena - en el primer campeonato provincial escolar del que se tiene constancia. El combinado de los Maristas compartió liga con el Cultura Española – denominación de la época del colegio La Salle -, Instituto Góngora, Cuartel Central y Academia Hispana. Venció el Cultura Española, que fue el centro que introdujo el baloncesto en Córdoba en 1936, por delante del Cervantes

Maristas todos.jpg

Los primeros títulos

Los títulos tardaron en llegar a las vitrinas del Cervantes. No fue hasta 1956 cuando llegó la primera celebración al vencer el conjunto senior la final de la liga provincial a costa del Rayo Oje (28-12). Aquel año terminó por ello siendo el equipo sénior del Cervantes el primero de Córdoba, ya que en aquella época la liga sénior era la competición más importante en la que participaban los combinados de la época. La primera liga de categorías base conquistada por el Cervantes llegó en 1958 con el triunfo en infantiles y la última, hasta hoy, en el 2006 con el triunfo en la categoría benjamín mixta. Entre la liga sénior de 1956 y la benjamín-mixta del 2006 han sido con total seguridad más de 50 las ligas ganadas por los Maristas pese a que “sólo” hay datos concretos de la victoria en 45 (2 séniors, 4 júniors –la categoría desaparecida en 1992-, 12 juveniles – contando la antigua juvenil y la actual júnior-, 5 cadetes, 7 infantiles, 3 preinfantiles, 9 alevines, 1 prealevín, 1 alevín femenina y 1 benjamín-mixta). Los Maristas llegaron a ganar 4 ligas en los años 81, 89 y 91 y a vencer en la antigua categoría juvenil y actual júnior durante 9 años consecutivos entre 1979 y 1987. El actual Maristas es por supuesto el club con más ligas cordobesas en su palmarés con una ventaja importante sobre otras entidades históricas como el CES, Colegio Virgen del Carmen, club Juventud o Salesianos. También estamos ante el club actual que más años lleva consecutivos trabajando la base ya que desde 1941 nunca ha dejado de practicarse el baloncesto.


Dos etapas

La historia baloncestística de los Maristas de Córdoba está claramente partida en dos partes, la época en el colegio Juan de Mena y la actual en el colegio Cervantes de la avenida de La Fuensanta. En la actual sede de los Maristas han llegado más del 90 por ciento de los títulos debido fundamentalmente a las excelentes instalaciones con que el colegio Cervantes siempre ha contado.

En esta etapa el baloncesto fue promovido por el hermano Carlos que posteriormente fue director del Colegio, ayudado por el hermano Andrés y el hermano Serafín, que formaban un equipo muy importante junto también al hermano Juanjo que desde otra faceta (fiestas musicales) ayudaba a conseguir fondos económicos para el deporte.

Junto a estos hermanos el primer entrenador seglar que se les unió fue Jesús Orozco (propulsor importante del baloncesto en el colegio), este trajo al año siguiente a entrenadores de prestigio dentro del panorama baloncestístico de la época (José Luís de los Reyes “El Pipa”, Manolo González, Antonio Millán y Eduardo Burgos, etc). Eduardo Burgos fue jugador del Maristas Senior que jugó la fase de ascenso a Tercera División, pasando en sus últimos años de jugador a entrenador, habiendo sido antes antiguo alumno del colegio.

Posteriormente han ido pasando por Maristas entrenadores importantes y de relevancia en el baloncesto cordobés (José Luís Vega, Fernando León, Fran de la Riva, etc),todos ellos con su trabajo y esfuerzo han contribuido a formar jugadores y lograr innumerables campeonatos.

Por último seria importante destacar a la última hornada de entrenadores surgida en la que es importante destacar a Luís Requena y Chany del Rey, que fueron antiguos alumnos, luego jugadores y se quedaron de entrenadores y en el caso de Chany ahora profesor y Coordinador de Deportes.

Es importante destacar en esta etapa a algunos padres que por su implicación directa colaboraron siempre con el Club siendo delegados de equipos en numerosas ocasiones, entre ellos destacaríamos a Manolo Pedraza, Fernando Román, Rafael Santos, Manolo Garrido, Pablo Luque, etc.

También es importante reseñar la introducción del baloncesto femenino en el Colegio, unida a la introducción de alumnas en las aulas, siendo sus primeros entrenadores Raquel Rodríguez y el Hno Serafín a la que se le han ido uniendo diversos entrenadores.

Hemos tenido muchos aficionados ilustres, llegándose a reunir en el patio del Colegio más de 500 personas (gradas supletorias),para asistir a algunos partidos de cuando el equipo militó en 3ª División, e incluso en eliminatorias de Play-offs de federados. De entre los innumerables fans y aficionados habría que destacar a dos hermanos que nunca se perdían ningún acontecimiento deportivo (Hno Tomás y Hno Ignacio), que siempre alentaban a los chavales y vivían las partidos con gran entusiasmo.


Figuras históricas

Ha habido muchas personas que han destacado en su labor dentro del baloncesto de Maristas, Hno Carlos, Jesús Orozco, Manolo González, Antonio Millán, etc. Pero quizás dos figuras han destacado con luz propia en la historia de los Maristas (por su alargue y labor en el tiempo), el hermano Serafín Mayor y Eduardo Burgos. El primero le dio en la década de los 80 un impulso tal al baloncesto que lo llegó a situar en la cima provincial a nivel de base y muy cerca del club Juventud entre los séniors. No hay que olvidar que el Maristas compitió en Tercera entre los años 82 y 85 – cuando era la cuarta categoría nacional- y que estuvo incluso algún año muy cerca de subir a la Segunda División en la que estaba el club de Andrés López. Manolo González y Eduardo Burgos entrenaron en aquel trienio al equipo sénior. Eduardo Burgos fue entrenador del colegio durante un cuarto de siglo. Por sus manos pasaron centenares de jugadores hasta su retirada hace menos de un lustro. El sello de Serafín y Burgos está aún presente y en el colegio Cervantes se les sigue venerando a ambos.


El mejor equipo

El mejor equipo del colegio es todavía hoy el conjunto infantil de la campaña 80/81. Aquel equipo que entrenaron Eduardo Burgos y José Luís de los Reyes venció en el Campeonato de Andalucía y alcanzó la sexta plaza en la fase final nacional disputada en La Coruña. Allí rozó el pase a las semifinales al vencer al Claret de Madrid, caer por un punto con el Sant Josep de Badalona y perder con claridad ante el Maristas de Zaragoza. El pívot de 2’00 metros Juan Ruiz Olmos era la figura, de hecho fichó aquel verano por el Real Madrid. Posteriormente llegaría a jugar en Primera B con el Júver Murcia y el Cajaplasencia. La plantilla de aquel conjunto la completaron los bases Manolo Pedraza, Francisco Javier León "Charly" y Rafa Garrido; los aleros José Antonio Jiménez Heffernan, Miguel Ángel Carmona, Ramírez, Andrés Ayllón, Juan Luis Alamillo y Fernando García Beato; y los pívots Fernando Román y Beltrán. También se encontraba el jugador Juan Luis Alamillo Real.

Sólo un conjunto infantil de la Universidad Laboral de la década de los 60 ha llegado a lo largo de la historia de Córdoba más lejos en una fase final nacional. Además de la final andaluza jugada en 1981, el Maristas ha disputado otras seis más: En los años 1982 y 1983 un equipo entrenado por Manolo González fue campeón de Andalucía Juvenil, destacando jugadores como Quique y Pepe Yarza, Diéguez, Alfonso (el pelos),Turrado, Ricardo Casado, Luque, Jordano,etc. Las otras cuatro finales se perdieron todas, así ocurrió en 1984 en júniors, en 1990 en infantiles, en 1992 en cadetes y en 1999 en alevines. También hay que reseñar que en 1967 un equipo alevín del Maristas fue quinto de un campeonato nacional oficioso.

Los mejores jugadores

Tres jugadores que han pasado por los Maristas han llegado con el tiempo a la ACB, el escolta Curro Ávalos (Córdoba, 23 de junio de 1973), el pívot José Torrubia (Córdoba, 16 de julio de 1971) y el pívot Ruiz Olmos.

El primero disputó entre 1991 y 1999 con el Unicaja 198 partidos, para anotar 889 puntos. A lo largo de su carrera fue internacional júnior y sub 23 –fue en esta última categoría bronce en el Europeo del 94- y perdió por 3-2 aquella final de la ACB del 95 que se le escapó al Unicaja por aquel triple errado por Mike Ansley.

Torrubia jugó 12 partidos con el Caja de Ronda en la primera categoría nacional entre los años 1989 y 1991 para anotar 28 puntos. También compitió en Primera, la LEB y la EBA con clubes como el Melilla, el Cajasur o el Círculo Pacense. Llegó incluso a estar en la campaña 97/98 en el equipo portugués del CAB Levis Store. Fue el primer jugador cordobés capaz de fichar con un contrato profesional por un equipo extranjero.

Ruiz Olmos jugó en el Real Madrid desde el año 1981 (firmó en primer año de cadetes), siendo internacional en todas las categorías desde cadetes hasta juniors, siendo junior debutó con el Real Madrid (En Primera División-hoy ACB),al siguiente año jugó en el Collado-Villalba (en Primera División-ACB),posteriormente pasó por Juver de Murcia ,Cja Plasencia, Badajoz en LEB.

Títulos

Entre la liga senior ganada en 1956 y la benjamín-mixta del 2006 han sido con total seguridad más de cincuenta las ligas ganadas por los maristas. A escala escolar, provincial, regional y nacional, Maristas Córdoba ha participado con éxito en todas las competiciones (minibasket, infantil, cadete, juvenil, junior y senior) desde su creación como club el 15 de septiembre de 1975. El 8 de abril de 1979, obtenía en Huelva el I Campeonato de Andalucía para juveniles al imponerse en la final al Universitario de Granada por 89 a 80, título que revalidó al año siguiente. En 1981 el equipo junior se proclamaría campeón provincial y ascendería al Grupo X de la 3ª División nacional, donde militó varias temporadas con jugadores como Ramiro, Hueso, Cantillo, Houston, Rafael López, Juan Fernández, Alfonso, Garrido, Amador y Calvo. La vitrina de trofeos que hay en el vestíbulo del colegio, está llena a rebosar de copas de campeones. El actual Maristas es, por supuesto, el club con más ligas cordobesas en su palmarés con una ventaja importante sobre otras entidades históricas como el CES, Colegio Virgen del Carmen, club Juventud o Salesianos. También estamos ante el club actual que más años lleva consecutivos trabajando la base ya que desde 1941 nunca ha dejado de practicarse el baloncesto.

Torneo de Navidad

El evento deportivo más característico de la historia marista es el Torneo de Navidad. Esta iniciativa fue puesta en marcha en 1989 por Luís Pintor, José Luís Aneri y Fernando León, éste último con el hotel Hesperia a sus espaldas. Durante más de una década tuvo los mismos mentores hasta que en el 2000 retomaron su organización Sebastián del Rey y Luís Requena. El torneo se ha convertido con el tiempo en un clásico de las navidades baloncestísticas cordobesas. Todos los jugadores que han salido de la cantera cordobesa en las dos últimas décadas han pasado por esta competición tan singular.


Enlaces externos

Herramientas personales
Promociones