D. Rafael Martínez

De Cervantespedia
Saltar a: navegación, buscar

SOBRE D. RAFAEL MARTÍNEZ SORIA (¿o SEGURA?.

No he visto en Cervantespedia ninguna referencia ni enlace a D. Rafael Martínez ¿Soria?. La verdad es que nunca supe bien si su segundo apellido era Soria o Segura.

D. Rafael llegó al colegio en el curso 1.969-70 como sustituto del sustituto del H. Ignacio que, como ya escribí cuando recordé su imponente e impactante figura y quehacer de profesor-maestro, tuvo que abandonar el curso después del primer trimestre para pasar una temporada de retiro antes de renovar sus votos (creo que fue por este motivo).

Para sustituir la baja temporal del H. Ignacio, los HH. contrataron a un profesor de cuyo nombre prefiero no acordarme aunque me acuerde perfectamente. ¡Se lucieron los HH. en esta primera elección! Los chavales estábamos absortos en clase (ahora se diría que flipando) viendo actuar a aquel sustituto que parecía que no había dado clase nunca –y creo hoy que así era- y que (me di cuenta mucho más tarde) no tenía la materia preparada, entre otras cosas porque su negocio era desde mucho tiempo atrás otro que nada tenía que ver con la enseñanza.

Afortunadamente, aquel hombre llegaba casi todos los días tarde a clase, y los hermanos prescindieron pronto de sus servicios. Debió ser éste el motivo porque no había pasado suficiente tiempo para que llegaran a sus oídos el desastre docente de su “trabajo”. Afortunadamente no llegó a estar ni un mes con nosotros. De otra manera, la reválida de 4º -porque entonces todavía la había- hubiese sido un desastre escandaloso.

Un día, alguien, creo que el director de entonces –el H. Ángel- nos comunicó que D. X no volvería por el colegio y que se haría cargo de las clases D. Rafael Martínez, allí presente junto a él.

D. Rafael era bajo de talla pero de mandíbula potente, que parecía indicar que estaba dotado de energía y voluntad. Y así era. Nos dio las asignaturas del H. Ignacio: Matemáticas y Física y Química. De ésta el Hermano nos había dado ya toda la Física (¡en tres meses!), así que D. Rafael nos impartió la Química. Y muy bien que lo hizo. En cuanto a las Matemáticas...no estoy seguro de que lo que voy a decir sea exacto, pero...creo que lo que hizo fue repasarlas porque el Hermano... ¡nos las había dado todas! en aquel trimestre intensivo.

Los resultados en la reválida fueron, como siempre en los alumnos de Cervantes, muy buenos. Y parte del mérito le correspondió a D. Rafael que estuvo a la altura de las circunstancias, y éstas eran, nada más y nada menos, que no se notase la ausencia del H. Ignacio.

Al año siguiente –curso 1.070-71- volvimos a encontrarnos con D. Rafael. Era 5º curso de Bachillerato y teníamos la Química entre sus asignaturas. Los HH. contrataron a un joven químico para que nos la impartiera –D. Gregorio-, pero no tuvieron en cuenta que tenía que irse a hacer las prácticas de la IMEC, como alférez de complemento, después del primer trimestre. Y hete aquí que de nuevo apareció D. Rafael Martínez por el colegio para sustituir a D. Gregorio. Por nosotros, encantados. Lo conocíamos y sabíamos lo buen profesor y lo mejor persona que era. Estuvo con nosotros todo 5º y, de nuevo, lo hizo muy bien. Aprendimos Química Inorgánica y Orgánica.

Cuando abandoné Cervantes tras hacer COU, D. Rafael seguía allí como profesor todo terreno. Además se había convertido en el Secretario del colegio.

Obviamente, debe hacer muchos años que se alejó del colegio. Pero me ha extrañado no encontrar referencias suyas. Por eso he escrito estas líneas. Que sirvan como testimonio de su excelente labor con aquellos catorceañeros de entonces y hoy cincuentones. Y de su bonhomía.

Herramientas personales
Promociones